Difusión

Doble desafío

Enfrentamos una crisis sanitaria mundial sin precedentes y, más allá de la controversia respecto a las medidas que ha ido adoptando la autoridad en nuestro país, lo importante es que la situación amerita extremar las medidas para atenuar el impacto de la propagación del virus.


Por Bruno Rubilar Gómez, presidente Aproval Leche AG


Enfrentamos una crisis sanitaria mundial sin precedentes y, más allá de la controversia respecto a las medidas que ha ido adoptando la autoridad en nuestro país, lo importante es que la situación amerita extremar las medidas para atenuar el impacto de la propagación del virus.


Esto implica un enorme desafío para las personas, pero también para actividades productivas como la producción de leche que debe mantenerse en funcionamiento en medio de este escenario, ya que gran parte de las tareas asociadas no pueden detenerse porque están asociadas a dinámicas biológicas que es imposible suspender y requieren de la intervención humana: ordeñar asistir partos, alimentar, por mencionar las más relevantes.


De ahí que estamos tratando que los productores y sus colaboradores tomen conciencia acerca de la gravedad del contexto en el que nos estamos moviendo, la necesidad de velar por la salud de cada miembro de la empresa y sus familias y la importancia de extremar las medidas preventivas a fin de mantener las unidades productivas en funcionamiento.


La eventual aparición de un caso positivo al interior de una lechería no sólo representa un riesgo para la vida del afectado, sino que adicionalmente generaría grandes trastornos en la operación de la empresa, ya que el protocolo establecido para enfrentar los casos positivos o sospechosos implica sacar de sus funciones a todos quienes hayan estado en contacto con el afectado.


Dependiendo del tamaño de la lechería, esta medida, por lo demás necesaria, implicaría un mayor o menor impacto en las operaciones habituales, llegando incluso a poner en jaque su continuidad en los casos en que las posibilidades de reemplazar personal se vean restringidas.


Debido a estas circunstancias es que estamos insistiendo en la importancia de tomar muy en serio las medidas preventivas, ya sea al interior de la empresa como en el comportamiento de los colaboradores fuera del lugar de trabajo.


En este escenario, creemos que resulta vital el apoyo y la actitud proactiva de los organismos administradores de la Ley 16.744, que justamente tienen definida por ley su responsabilidad para apoyar a las empresas afiliadas en la protección de sus trabajadores a través de medidas preventivas.


Bajo condiciones normales regularmente estamos recibiendo inquietudes de nuestros asociados respecto a la labor de estos organismos en las tareas de apoyo a la empresa para la prevención de accidentes, especialmente cuando son pequeñas o medianas, por lo tanto esperamos que frente a este momento “especial” estas instituciones redoblen sus esfuerzos para apoyar a sus afiliados.

Más Información