Difusión

Peligros del fundamentalismo alimentario

Seguimos trabajando para ofrecer a la población un alimento que sigue siendo clave…


Por Bruno Rubilar, presidente de Aproval AG

Hace unos días planteábamos con mucha claridad nuestra advertencia respecto de los fundamentalistas de la nutrición que, motivados por decisiones personales, pretenden imponer sus creencias al resto de la población. “Respetamos las decisiones alimentarias de los adultos, pero cuidado con imponer esas decisiones a niños, adolescen• tes y jóvenes a partir de “criterios nutricionales” de dudosa rigurosidad científica”, sosteníamos en esa oportunidad.


Esta semana, hemos conocido una preocupante publicación científica bajo el título “Compromiso neurológico grave por déficit de vitamina B12 en lactantes hijos de madres veganas y vegetarianas”, que da cuenta de las consecuencias que genera este hábito alimentario en los hijos de las madres que adoptan esta conducta que reniega de alimentos de origen animal.

Este trabajo fue realizado recientemente por investigadores del Hospital Nacional de Pediatría “Prof. Dr. Juan Garrahan”, de Buenos Aires, y fue publicado en los Archivos Argentinos de Pediatría-2019. Los profesionales trasandinos desarrollaron este trabajo científico, alertados por la prevalencia creciente de casos de hijos de madres veganas atendidos en el centro asistencial bonaerense entre los años 2006 y 2018 y que presentaron déficit de vitamina B12 y compromiso neurológico grave asociado: apneas, convulsiones, hipotonía, desconexión y retraso madurativo.

Según la publicación, en la población vegetariana, se estima que la deficiencia de vitamina B12 afecta al 62%de las embarazadas, entre el 25-86% de los niños y entre el 21-41% de los adolescentes. La BU se encuentra en productos animales (como los lácteos), pero no en los de origen vegetal, salvo que estén enriquecidos artificialmente.

A diferencia de los fundamentalistas de la alimentación que plantean sus “argumentos” desde la descalificación, nuestra invitación como siempre es a tomar decisiones basadas en criterios técnico científicos, más que por motivaciones ideológicas o convicciones personales.

Especialmente cuando los adultos que legítimamente pudieran adoptar sus decisiones alimentarias tratan de imponerlas a menores de edad, poniéndolos en riesgos severos como el que reporta dramáticamente esta investigación.

Corno actores del sector lácteo, seguimos trabajando para ofrecer a la población un alimento que sigue siendo clave en la cualquier estrategia alimentaria en todas las etapas de la vida y la ciencia así lo avala.

Más Información