Difusión

¿Más leyes o mejores denuncias?

Surge la pregunta razonable de si los problemas eran por falta de leyes o mejores denuncias.


Por Bruno Rubilar Gómez, presidente Aproval

En agosto de 2017 como Aproval formalizamos una denuncia ante el Ministerio de Salud por el incorrecto uso del rótulo “leche” en bebidas de origen vegetal. Lo hicimos basados en la normativa legal existente: Reglamento sanitario de los alimentos (DS 977-Minsal) y Reglamento de rotulación de productos alimenticios envasados (DS 297-Minecon). Nuestra denuncia fue validada por la autoridad sanitaria en abril de 2018 y sentó un precedente de alcance nacional e internacional, para un tema que ha sido motivo de controversia en todos los países donde la producción de leche convive con la competencia desleal de estos productos vegetales, que, en vez de validarse por sí solos ante el consumidor, han usufructuado del capital reputacional de la leche.

Algo similar a lo que ocurría con la carne y aquellos productos que se rotulaban como tal, a pesar de no tener procedencia animal, sino que vegetal, y que la Sociedad Agrícola y Ganadera de Osorno (SAGO), valiéndose de la misma normativa disponible, ha clarificado frente a la autoridad sanitaria y los consumidores. Gracias a esta legislación vigente y a la solidez de nuestra denuncia, pudimos levantar la tesis de que no eran necesarias nuevas leyes para enfrentar este tipo de amenazas asociadas a la rotulación. Lo que requeríamos era apoyar el rol fiscalizador del Estado (claramente insuficiente) y cuando fuera necesario hacer la denuncia correspondiente de manera seria, responsable y fundamentada.

Bajo esta premisa y replicando nuestra metodología, recientemente Fedeleche también emprendió una exitosa gestión ante la autoridad sanitaria para impedir la comercialización de productos bajo el rótulo de “queso” que no cumplían con la definición legal. Este ha sido otro antecedente que valida nuestro planteamiento de que los problemas de rotulación en los lácteos no se resuelven necesariamente con más leyes, sino con una “pega” bien hecha por parte de los incumbentes. Ese es nuestro desafío.

Y debiéramos tener muy clara esta premisa para no generar falsas expectativas respecto de los proyectos de ley sobre etiquetado de lácteos que están en análisis de Comisión Mixta del Congreso (entre en la Cámara de Diputados y el Senado), ya que hasta lo que conocemos, no se consideran en estas iniciativas recursos adicionales para la fiscalización específica en estas materias y por lo tanto quienes estamos vinculados al sector lácteo tendremos que seguir asumiendo un rol activo en el cumplimiento de la ley.


Más Información