Difusión

No todo es magia

Nos llena de orgullo contar con casi el 70% de nuestros asociados formando parte de la cooperativa.


Por Bruno Rubilar Gómez, presidente Aproval Leche A.G.

El 24 de junio la Cooperativa Agrícola y Lechera de La Unión Limitada, Colun, cumple 70 años. Para quienes estamos vinculados al sector lácteo, es motivo de orgullo el hecho de que en la Región de Los Ríos hayamos visto nacer, desarrollar y consolidar un proyecto asociativo y de integración vertical de productores de leche que hoy exhibe resultados positivos y evidentes para sus cooperados y para la compañía, pero también para el sector lácteo y el país en general.

Mientras en las últimas cuatro décadas no son pocos los proyectos de integración vertical de productores de leche que quedaron en el camino, Colun se posiciona a nivel de verdadero “caso de estudio” para poder dilucidar qué y cómo lo hizo para consolidarse hoy como el actor de la cadena láctea más relevante del país y la compañía con mejor reputación corporativa del mercado, a partir de una simbólica propuesta: compartir “Toda la magia del Sur” que surge desde la leche de sus cooperados.

Como Aproval, no sólo felicitamos este nuevo y emblemático aniversario, sino que además nos llena de orgullo contar con casi el 70% de nuestros asociados formando parte de la cooperativa.Sin embargo, en momentos que se ha redescubierto el valor del trabajo asociativo de los productores de leche, con miras a integrarse en la cadena de valor siguiendo el ejemplo de Colun, creemos que es importante recordar que, para llegar a buen puerto en este tipo de iniciativas, no todo es “magia”.

Si hay algunos elementos que pudiéramos destacar del ejemplo de la cooperativa de La Unión, están la visión estratégica de compartir un objetivo común y alinearse en torno a él sobre la base de la confianza mutua y el apoyo irrestricto a ese proyecto compartido. Pero en las buenas y en las malas.

No obstante, esa definición conceptual no habría bastado sin una correcta gestión económica y comercial que muchas veces ha implicado evitar sucumbir a las tentaciones del corto plazo en las que tendemos a caer los productores.

Creemos que este simbólico aniversario de Colun es un buen momento para que los proyectos que están por continuar en la senda de esta emblemática cooperativa regional reflexionen en torno al camino que necesariamente se debe recorrer para alcanzar el éxito. También puede ser una oportunidad para que los demás procesadores lácteos le den una vuelta a cómo cautivar a sus proveedores y sumarlos a un proyecto compartido a través de otros modelos de organización. Lo importante es que a todos nos vaya bien.

Más Información