Difusión

Observatorio Lácteo

En el ámbito económico, donde buscamos que el negocio sea atractivo para todos los involucrados en la cadena, surgió como una necesidad prioritaria la adecuada comprensión del funcionamiento del mercado, desde la producción primaria hasta el consumidor final.


Por Bruno Rubilar Gómez, presidente Aproval Leche A.G.

Más de un año duró el proyecto en que participamos diversos actores de la cadena para publicar a inicios de 2018 la Agenda de Desarrollo Sustentable para el Sector Lácteo Chileno.

Tomando como base la metodología propuesta por la Federación Internacional de Lechería, logramos identificar 13 oportunidades de trabajo en las tres dimensiones que considera este camino hacia la sustentabilidad de la lechería nacional: económica, social y ambiental.

En el ámbito económico, donde buscamos que el negocio sea atractivo para todos los involucrados en la cadena, surgió como una necesidad prioritaria la adecuada comprensión del funcionamiento del mercado, desde la producción primaria hasta el consumidor final.

Del análisis conjunto, coincidimos en que uno de los principales factores generadores de “ruido” y desconfianza que han caracterizado nuestro sector en las últimas décadas, es la insuficiente disponibilidad de información en calidad y cantidad que permita explicar el comportamiento del mercado.

Y cuando no existe la suficiente información en un mercado como el nuestro, las interpretaciones brotan con tal entusiasmo que no siempre logran apegarse a la realidad y comienzan a construir una historia que, tal como nos ha ocurrido, termina con bandos atrincherados y un sector prácticamente inmovilizado en la coyuntura y sin capacidad de proyectarse.

En nuestra tarea de aportar a esta mirada de futuro y en el marco que nos dimos en la Agenda de Sustentabilidad, a comienzos de este año trajimos a Valdivia (durante nuestra feria Expoláctea) al responsable del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina-OCLA, Jorge Giraudo.

Ahí tuvimos el primer acercamiento a esta experiencia del vecino país, que a nuestro juicio cuadraba de buena manera con nuestra aspiración de construir confianza en la cadena a partir de la adecuada información sectorial.

La idea de replicar un “observatorio lácteo” en nuestro país fue acogida por el Consorcio Lechero, desde donde hemos estado trabajando para sacarla adelante y tratando de embarcar en este esfuerzo al Ministerio de Agricultura y otros gremios de productores.

La última semana, en el contexto del Simposio de Empresarios Lecheros organizado en Osorno por la revista Infortambo, los asistentes pudieron conocer el trabajo de este observatorio lácteo y compartieron nuestra mirada sobre el aporte que un proyecto de esta naturaleza podría representar para Chile, ya que como bien afirma el responsable del OCLA para explicar el sentido de esta iniciativa: “Sólo en Dios confío… los demás que me traigan datos” (W.E. Deming).

Más Información