Difusión

¿Nuevas leyes o mejor fiscalización?

Se ha hecho una costumbre tratar de resolver los problemas nacionales, a través de nuevas leyes que en muchos casos caen en la dinámica
legislativa y pasan los años sin avanzar hasta que el problema que le
dio vida vuelve a aparecer.


Con el ánimo de apoyar la producción
lechera nacional, en medio de un creciente escenario de importaciones
lácteas que se inició en 2017, algunos parlamentarios han propuesto
proyectos de ley vinculados al etiquetado de los productos lácteos y que en síntesis tienen el loable objetivo de entregar información relevante al consumidor como es el país de origen de estos productos y si en el
caso de la leche fluida o los quesos se trata de productos fabricados a
partir de leche natural (extraída directamente de la vaca) o leche
reconstituida (hecha a partir de leche en polvo a la cual se adiciona
agua). Pues bien, hoy existen dos normas que abordan con precisión estos ámbitos.

El Decreto 977 del Ministerio de Salud
(Reglamento Sanitario de los Alimentos) “establece las condiciones
sanitarias a que deberá ceñirse la producción, importación, elaboración, envase, almacenamiento, distribución y venta de alimentos para uso
humano, así como las condiciones en que deberá efectuarse la publicidad
de los mismos, con el objeto de proteger la salud y nutrición de la
población y garantizar el suministro de productos sanos e inocuos”,

El Decreto 297 del Ministerio de Economía, que se deriva de la norma anterior, pero que establece en específico
“los requisitos que se deben cumplir en la rotulación de los productos
alimenticios envasados destinados a consumo humano” y “se aplica a los
productos alimenticios nacionales o importados que se comercializan en
el país para el público consumidor y para fines de hostelería”.

Sin perjuicio de que una “ley” tiene un
peso específico mayor a un reglamento o un decreto, para actuar de
manera más eficiente y eficaz para resolver problemas actuales, nos
parece que el camino prioritario es exigir a la autoridad el
cumplimiento de la normativa existente.

En paralelo se podrán ir analizando nuevas opciones legislativas para reforzar estas materias, pero en lo concreto hoy tenemos normas que recogen estas inquietudes, pero que no se están
cumpliendo.

Nuestra denuncia en contra de las bebidas
vegetales que pretendían hacer uso del rótulo “leche” no requirió de una nueva ley. Solo revisamos la norma existente, denunciamos los
incumplimientos con antecedentes de respaldo y exigimos la fiscalización respectiva. Los resultados están a la vista.

Más Información